Principios para una programación integral

Se programa para tomar conciencia de lo que deseamos buscar o lograr con la acción formativa, es tener una dirección para tomar conciencia de los pasos intermedios en el orden adecuado a los fines o metas que deseamos lograr.

Para programar debemos partir de la idea sobre que es lo que ha de lograr el participante, como centro de la acción formativa; elementos como la asimilación, destreza, creatividad, y autonomía son elementos que debemos centrar en el participante.

La asimilación que se sustenta sobre las capacidades y los conocimientos que serán objetos de asimilación para lograr un cambio de comportamiento.

La creatividad es la capacidad o aptitud mental que forma parte del comportamiento-actitud, capacidad de adoptar una postura o respuesta original o peculiar frente a un problema.

La destreza es el complemento a la creatividad, implica una aptitud y conocimiento reforzado por el ejercicio, movimiento.

La autonomía es la determinación o tendencia a actuar desde dentro, por propia moción o impulso, implicando las anteriores dimensiones.

Por tanto, cuando programamos los objetivos deben integrar los conocimientos, capacidades, actitudes y psicomotores independientemente de que estos sean generales o específicos.

Los objetivos de conocimientos versan sobre los contenidos del programa que se imparte, su formulación esta en intima relación con los objetivos generales, mas adelante veremos que para asimilar los contenidos entran en juego otros planos, psicomotor por ejemplo, que ampliaran estos objetivos en detalle cuando se formulen los objetivos psicomotores.

Los objetivos psicomotores son aquellos que van dirigidos a la consecución de destrezas o hábitos en el campo de la realización motriz, el ejercicio de la habilidades psicomotrices, objetivos estos de importancia capital en las acciones formativas de carácter técnico (practicas de taller, practicas sobre expresión). Los verbos usados en la redacción deben ser verbos que establezcan relación entre el aspecto motriz o habilidad motriz y el aspecto perceptivo o psíquico, que expresen coordinación entre distintos movimientos simultáneos-, ojo-mano, mano-mano, mano-pie, etc.

Los objetivos de capacidad o de estrategias son aquellos relacionados con el poder de transferencia a actividades concretas, la aplicación directa de los contenidos a la realidad o solución de los problemas. Son objetivos de difícil concreción a niveles operativos, por tanto difíciles de evaluar, por eso se suelen formular a nivel general. Las aptitudes más características son la de inventar, dar soluciones inéditas y originales a un problema, en general la capacidad de crear e inventar.

Los objetivos de actitud o actitudinales responden a la voluntad para intentar promover en el participante buenas disposiciones hacia sí mismo y hacia los demás. Para comprobar su consecución existen las escalas de actitud, porque su consecución está enraizada al carácter mismo de la persona. Son objetivos ligados a la responsabilidad, la participación, la auto-superación, la sensibilidad o actitud critica, en general es educar para la vida.

Un comentario el “Principios para una programación integral

  1. Matthew C. Kriner dice:

    I just want to tell you that I am very new to blogs and honestly enjoyed this blog site. Probably I’m planning to bookmark your blog . You definitely have wonderful posts. Regards for sharing your web page.

Los comentarios están cerrados.